Usted está en: Pensiones y cesantías

Jóvenes, ¿por qué deben estar en un fondo de pensiones?

Cuando falten diez años para pensionarse, podrá decidir si le favorece pasarse al seguro social o quedarse en su fondo de pensiones. Antes de eso, siempre será más conveniente estar vinculado a un fondo de pensiones. Finanzaspersonales.com.co le cuenta porqué.

La vida laboral así como el futuro de todos los individuos es incierto. Por eso desde ahora, que inicia su etapa productiva, debe saber que los aportes a pensiones le sirven para garantizar un ingreso mensual cuando llegue la hora de jubilarse.

Todos los trabajadores, cuando falten 10 años para cumplir la edad de pensionarse, que es de 62 años para los hombres y 57 para las mujeres, pueden decidir bajo qué régimen de pensión se van a jubilar. Uno es el régimen de prima media, el que usa el seguro social, en donde la mesada pensional esta en función del salario promedio de los 10 últimos años de trabajo, y el otro es el régimen de ahorro individual, el que usan los fondos de pensiones, en el cual el ingreso mensual que reciba de pensión dependerá de lo que ahorró durante toda su vida y de los retornos que estos le proporcionen.

Es claro que desde ahora usted no puede saber cómo estará su situación laboral en el momento final que pueda elegir en qué régimen quedarse. Entonces, por qué no aprovechar la rentabilidad que dan los fondos de pensiones sobre los aportes que realizará en su edad más productiva.

Mientras llega el momento de decidir, ¿por qué le conviene quedarse en el fondo de pensiones?

La respuesta radica en la rentabilidad que pierde cuando está en el seguro social.

Un joven de 26 años, que le faltan 36 años para cumplir la edad de pensión, puede aprovechar que dentro del fondo sus ahorros van a dar una rentabilidad, que al final se puede traducir en una mesada pensional mayor a la que tendría en el seguro social.

Lo anterior se explica porque los rendimientos en el fondo se suman a su ahorro, mientras que en el seguro el cálculo de su mesada pensional solamente depende de los últimos 10 años de cotización, ajustado por el Índice de Precios al Consumidor (IPC), la inflación.

Entonces, resulta una opción interesante no perderse la rentabilidad del fondo en sus años más productivos y esperar a observar su situación laboral cuando llegue el momento de tomar la decisión de cambiarse.

Cuando llegue a la edad de decidir (47 mujeres, 52 hombres), tendrá que evaluar cuál ha sido la rentabilidad del fondo y cómo se ve en los últimos 10 años de vida laboral.

Si tiene la capacidad de hacer las cotizaciones sobre un sueldo alto, pensionarse en el seguro social puede beneficiarlo. Pero, si está seguro de que va a tener un sueldo bajito durante los 10 últimos años de trabajo, los fondos pueden ser una mejor opción, pues en el seguro social puede hasta reducirse.

Entonces, si al final le conviene quedarse en un fondo de pensiones y nunca estuvo en uno, se perdió 26 años de rentabilidad sobre sus ahorros. Mientras que si aportó a un fondo toda la vida, es probable que tenga un capital mayor que si hubiera aportado al seguro social, por la rentabilidad.

Algunos casos para ilustrar

  • Si llega a los 56, se queda sin trabajo y está en el fondo de pensiones, puede seguir trabajando como independiente y seguir aportando y aumentando su capital, se puede pensionar cuando quiera, siempre y cuando haya acumulado suficiente capital para su pensión.
  • Otro punto de vista, son las personas que ganan en el mínimo. Las personas que ganan el mínimo toda la vida, se van a pensionar con ese mínimo, la ventaja que ofrece el fondo de pensiones es que debe completar 1.150 semanas de cotización y la edad para jubilarse, mientras que en el seguro tendrá que cotizar 1.300 semanas para poder acceder a la garantía de pensión mínima.
  • También hay muchas personas que no alcanzan a completar ni las semanas ni la edad para jubilarse. Es decir, pudo ser que trabajaron toda la vida, pero fueron informales y aportaron solamente $80 millones para su pensión en cualquiera de los dos regímenes. Por lo tanto, puede acceder a la devolución de saldos o indemnización sustitutiva, como se llama en el fondo de pensiones, que consiste en que le devuelven su capital ahorrado.
  • Nuevamente, es probable que lo que le devuelva el fondo de pensiones sea mayor que lo que le devuelve el seguro social, gracias a la rentabilidad a lo largo de los años que mantuvo su ahorro allí.

Nuestras Publicaciones

Buscador